Carta del presidente


Estimados Socios Los tiempos en los que tenemos la oportunidad de hacer empresa son enteramente distintos a los que teníamos cuando fuimos a la universidad, y cambian, además, vertiginosamente.
La manera en la que fuimos instruidos para hacer frente a los problemas técnicos y administrativos, las técnicas de mercado y distribución que aprendimos, la abundante normatividad que regula nuestras actividades y los cambios culturales hacen que todo se vuelva obsoleto en lapsos asombrosamente cortos. Hacer negocio hoy en día es más difícil que cinco años atrás, inclusive que el año pasado.
Pero este año será más sencillo que el siguiente, se los puedo asegurar.
Las ventanas de oportunidad, son cubiertas por empresas que están atentas a estos cambios, ahora la competencia es más reñida, los márgenes de utilidad más cortos, los estándares son más altos y las normas más estrictas, es por esto que veo en la asociación una estrategia sólida para que nuestras empresas puedan hacer frente a estas nuevas condiciones y sacarles provecho descubriendo las ventajas comparativas y construyendo las competitivas que nos permitan prevalecer y perseverar.

Al unirnos, se abaratan los costos de gestión de relaciones, se acerca entrenamiento y servicios de nivel mundial, hay ojos permanente abiertos a los cambios trascendentes, se multiplican las oportunidades de negocio, podemos enfrentar sólidamente las postras gubernamentales que afectan nuestra actividad e influir positivamente en la creación y ajuste de leyes para que sean más justas y productivas, por eso los invito a seguir unidos en este esfuerzo, que de manera solitaria se vería diluido, con participación y empeño, porque uno solo no es mejor que todos juntos.

Somos una delegación nueva, pero nueva también en sus bríos y empuje. Habremos de dar ejemplo a nuestros gobernantes, conciudadanos y sociedad en general que el trabajo es la manera digna de construir riqueza y la manera más justa de distribuirla, que es la dignidad de la persona, con todos sus valores, el fin último de todos nuestros esfuerzos y el bien común el resultado más evidente.

Me siento muy honrado por la confianza que me brindan al confiarme la presidencia de la cámara en este tiempo tan lleno de cambios. Pido a cambio su apoyo, en presencia y oración para tomar las decisiones que mejor convengan a nuestra cámara.
Quedo a sus órdenes.

Arq. Enrique Marcos Medrano Mendoza

Correo de Contacto : presidencia@canacintracuauhtemoc.org